consejos para la vida

Lo más importante no es la cámara, sino el ojo.

Alfred Eisenstaedt.

Alfred Eisenstaedt - Ballet americano, 1938Una vez superados los primeros tropezones con los controles de la cámara, esos primeros meses, incluso años de aprendizaje tedioso, es cuando podemos empezar a distinguir a un gran fotógrafo de un fotógrafo convencional. En mi opinión, un gran fotógrafo no es necesariamente el que mejor domina la técnica o el que tiene el mejor equipo, sino el que es capaz de ver por dónde se ha de recortar una escena real para transformarla en un frame irreal, una imagen con valor simbólico. En definitiva, en una Obra de arte.

Sigue leyendo

Anuncios