ser mejor

Feliz 2014 (o por qué no se cumplen los propósitos de Año Nuevo)

2014

Algo falla

Un año feliz se construye día a día. Por eso creo firmemente y practico eso de los propósitos de año nuevo. Durante las siete últimas Nochesviejas de mi vida me he venido proponiendo, por ejemplo, aprender a tocar algún instrumento de forma decente. No ha funcionado. Sigo siendo una analfabeta musical.

¿Qué es lo que falla?

Aprender a tocar la guitarra, perder cuatro kilos y todos sus propósitos hermanos tienen un error de base: están centrados en el objetivo, no en la acción. Sobra idea, falta acción. Así es fácil desalentarse y no disfrutar del camino hasta conseguirlas. Dejarlo. Y experimentar una pequeña frustración personal cuando llega el 200X+1 y no has cumplido nada de lo que te propusiste al comienzo del 200X. Te callas, y lo ignoras porque, al fin y al cabo, es sencillo hacer la vista gorda cuando se trata de promesas que te has hecho a ti mismo.

Una solución

Sigue leyendo

Anuncios